viernes, 9 de noviembre de 2012

LA OFRENDA QUE AGRADA A DIOS


LA OFRENDA QUE AGRADA A DIOS


Ministerio Embajadores del Reino de Dios
“Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! 18 Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación: 19 esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación. 20 Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: «En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios.» 21 Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.”
(NVI 2 Corintios 5:17 al 21)

Estudio Doctrinal sobre la forma correcta de honrar con nuestros bienes a Dios y a los ministros que predican el Evangelio del Reino de Dios

Autores: Federico Bartlett y Berenice Tkaczuk


Introducción
Siempre que Dios llamo a los hombres a Trasmitir su palabra, en la mayoría de los casos, los Predestinados para esta tarea sentían y aun siguen sintiendo una profunda angustia, ya que cuando Dios habla a los hombres provoca revolución y cambios por la manera en que Su Palabra impacta y penetra hasta lo más profundo. Por lo tanto, puede provocar dos reacciones en la persona a las que se podría describir primero como el “Miedo a Los Hombres” seguido por la Tranquilidad y paz de que el mensaje que se va a Trasmitir tiene la completa y soberana cobertura de Dios y esto produce una segunda Reacción a la cual llamo “Seguridad”, en muchos de los relatos de las Sagradas Escrituras podemos notar estas reacciones, como por Ejemplo, cito a Moisés.

“Éxodo capitulo 3: 10Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel. 11Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?” (RV60)

Cuando observamos la situación en la que el pueblo de Dios estaba padeciendo, vemos a Dios interviniendo a los ruegos y suplicas de Su Pueblo. Lo que me provoca al intentar ponerme en el lugar de Moisés, me produce algo semejante a la sensación que él tenía en ese momento, lo podría describir como una de las reacciones que produce  el “Miedo a Los Hombres” y es la impotencia sobre la situación que se está viviendo, y teniendo miedo a Faraón como la reacción que uno tendría al enfrentarse a un feroz león rugiente rondando y acechando para devorarnos.
Cuán grande es Dios que disipa con su luz hasta la más espesa y tenebrosa de las tinieblas, la respuesta que le da El Señor a Moisés trae en su persona el comienzo de la segunda reacción “La Seguridad”, la cual constantemente lucha por sostenerse ya que no es un estado propio del Hombre sino un Don de Dios. Cito:

“Hebreos 11: 24Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, 25escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, 26teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón. 27Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible. 28Por la fe celebró la pascua y la aspersión de la sangre, para que el que destruía a los primogénitos no los tocase a ellos.” (RV60)

Esta Fe, fue provocada por la respuesta de Dios a Su Pregunta ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel?”, “Éxodo 3,12Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte.” ¡Cómo no tener Seguridad después de semejante respuesta! Ve, porque yo estaré contigo” pero después, al parecer, a Moisés no le fue suficiente y vuelve a hacerse sentir en su persona el “Miedo a los Hombres” cito:

Éxodo 3: 13Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?” (RV60)

Notable es el miedo a la reacción del pueblo de Israel frente a su mensaje, reflexionemos: El Príncipe de Egipto acercándose a el pueblo esclavizado y maltratado ¿cómo se habrá sentido Moisés al tener que enfrentar a un grupo de leones desesperados y cansados de los maltratos de la corte real a la cual Moisés era parte?, no creo que estén contentos de recibirlo con los brazos abiertos y contentos de tener tan privilegiada visita de la realeza.
Clara esta la respuesta que tranquilizaría y produciría Fe y Seguridad a Moisés para acercarse al Pueblo de Dios cito:      

Éxodo 3: 14Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros. 15Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos.” (RV60)

En la mayoría de los casos de los personajes de la Biblia podemos notar estas dos reacciones, y también en algunas excepciones puede que solo se presente una de ellas: La “Seguridad” por una Fe en acción y la plena confianza de que Dios tiene un Propósito.
Pero, en el ser Humano es normal que en momentos de dificultades, su seguridad se vea afectada provocando incertidumbre y hasta tal punto dudar si Dios realmente está presente y respalda su ministerio y misión, Dios puso en mi corazón esta introducción para darme la seguridad de que a pesar del impacto que este escrito puede producir en los Siervos de Dios, es Justo y necesario que este mensaje ministre sus corazones sabiendo de antemano que muchos van a reaccionar de una manera poco agradable y otros van a recibir el mensaje con alegría ya que las consecuencias positivas que traería escuchar y obedecer la voz de Dios será de Bendición y Edificación de Sú Amada Iglesia. Para concluir esta introducción mi deseo es que el “Miedo a los Hombres” con la ayuda del Espíritu Santo, no me afecte y la “Seguridad” de que El SEÑOR me Dice “Ve, porque yo estaré contigo”.

Después de una larga meditación, con la ayuda del Espíritu Santo, voy a tratar un tema que produce una tremenda barrera que no permite la Conversión de muchas personas. Jesús pago un precio incalculable e invaluable para que por su sacrificio seamos salvos.
El tema a tratar en este escrito está inspirado en las Sagradas Escrituras y espero que sea de edificación para la amada Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo. La reflexión va a estar enfocada en la práctica de exigir la decima parte de los ingresos de los creyentes dándoles a entender de que de esta manera están cumpliendo un mandamiento de Dios, y el que no lo cumple es culpable y caratulado como “Ladrón” y que como consecuencia a la desobediencia Dios permite que el devorador ataque sus finanzas, Su Salud y su vida en general.

Investigando en diferentes artículos pude observar que cuando se trata este tema hay una cierta conducta agresiva hacia la Iglesia, también pude observar que muchos creyentes predican sobre esta doctrina de manera muy tajante que puede llegar a lastimar y perjudicar la conversión de mucha gente amada por El Señor. Este escrito es para edificación de la iglesia y no pretende generar discordia, es con la sola intención de que muchas personas puedan conocer a Jesucristo y recibirlo como Señor y Salvador.  


CAPITULO 1

Comenzaremos a Recorrer las Sagradas Escrituras para analizar y meditar sobre el tema con una cita del “Diccionario Ilustrado de la Biblia” Editor General Wilton M. Nelson Eidtoral Caribe, Inc.

Diezmos   La décima parte de las entradas o ganancias netas, dedicada a Dios para fines religiosos y como expresión de adoración a Él. La práctica de diezmar es muy antigua y se conoció aun entre los pueblos no hebreos. En la historia bíblica la primera mención que se hace de los diezmos es cuando  Abraham, después de haber logrado una victoria militar sobre cuatro reyes, dio los diezmos del botín a  Melquisedec, sacerdote del Dios Altísimo (Gn 14.17–20). No se nos dice quién instruyó a Abraham a hacerlo así, pero fácilmente podemos inferir que por el ejemplo de sus antepasados (cf. la ofrenda de  Abel, Gn 4.4) entendió que esta era una manera apropiada de reconocer la soberanía de Dios sobre todas las cosas. El sacerdote, en este caso, representaba a Dios y a la religión.
Este mismo principio, que sirve de base a la costumbre religiosa de dar los diezmos, aparece también en el Nuevo Testamento, no necesariamente en cuanto a la proporción de la décima parte, pero sí en cuanto a la motivación de adoración, gratitud y responsabilidad cristianas (2 Co 9.7; Heb 7.1–10; cf. Lc 21.1–4).
Es en el sistema mosaico, sin embargo, donde sin duda Dios demanda de su pueblo los diezmos de todo. Aunque no se anuncian castigos por no darlos, hay promesas de bendiciones por darlos (Dt 28.1–13; Mal 3.10). Los diezmos son de Jehová y abarcaban la tierra y su producto y los animales del campo. Cuando por una razón especial alguien quería rescatar algo del diezmo, debía agregar la quinta parte del precio (Lv 27.30–32). Los escribas y los fariseos fueron sumamente escrupulosos en diezmar aun hierbas diminutas como la menta, el eneldo y el comino, y merecieron la reprensión de nuestro Señor por el legalismo extremo, vacío de la debida motivación espiritual (Mt 23.23).
Los israelitas debían dar los diezmos a los  Levitas, quienes eran la tribu sacerdotal del pueblo. Esto era la compensación a ellos por su ministerio. Pero los levitas, a su vez, debían dedicar en ofrenda a Dios el diezmo de los diezmos, presentándolo delante de Aarón (Nm 18.21–28). El principio detrás de esta práctica rige para el sostén económico de la obra del evangelio, pues Pablo dice que «ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio» (1 Co 9.11–14).

Esta es la Doctrina de Dar Los Diezmos en tiempos de Gracia, y como veremos en este escrito, muchas de estas referencias Bíblicas que hace este diccionario están sacadas fuera de su contexto, y esto los convierte en un pretexto que viéndolo de esa manera Justificaría la enseñanza de Diezmar. Pero como estudiaremos a continuación observando el contexto,  que también es llamado Hermenéutica (donde se tiene en cuenta la totalidad de los escritos), nos traerá Luz sobre como es la Ofrenda que Agrada a Dios en tiempos de Gracia, y con respecto a esto, como debemos proceder los Cristianos.    


CAPITULO 2

Retomando lo que Dios dijo a Moisés para que se presente a su pueblo, podemos observar que Dios se presenta como el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros.” Teniendo en cuenta esto dejaremos a Moisés para retomarlo a su debido tiempo, y vamos a reflexionar sobre Abraham el padre de la Fe y su participación en el tema a tratar de este escrito.
Como fue citado en el Diccionario Bíblico “Abraham, después de haber logrado una victoria militar sobre cuatro reyes, dio los diezmos del botín a  Melquisedec, sacerdote del Dios Altísimo (Gn 14.17–20).” Podemos observar en el pasaje que nada obligo o se le fue exhortado para que Diezmara, cito:

Génesis 14: 17Cuando volvía de la derrota de Quedorlaomer y de los reyes que con él estaban,  salió el rey de Sodoma a recibirlo al valle de Save,  que es el Valle del Rey. 18  Entonces Melquisedec,  rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo,  sacó pan y vino; 19  y le bendijo,  diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo,  creador de los cielos y de la tierra; 20 y bendito sea el Dios Altísimo,  que entregó tus enemigos en tu mano.  “Y le dio Abram los diezmos de todo.” (RV60)

Este pasaje es de mucha importancia en el Nuevo Pacto, ya que podría disipar mucha confusión con respecto a la interpretación que se le puede dar en la Carta a los Hebreos con respecto a los Diezmos.
Observemos la cita que hace esta carta y la importancia de su mensaje, cito:

“Hebreos 7: 1Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo, 2a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz; 3sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.
4Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín. 5Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es decir, de sus hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham. 6Pero aquel cuya genealogía no es contada de entre ellos, tomó de Abraham los diezmos, y bendijo al que tenía las promesas. 7Y sin discusión alguna, el menor es bendecido por el mayor. 8Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive. 9Y por decirlo así, en Abraham pagó el diezmo también Leví, que recibe los diezmos; 10porque aún estaba en los lomos de su padre cuando Melquisedec le salió al encuentro.
11Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico(porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón? 12Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley; 13y aquel de quien se dice esto, es de otra tribu, de la cual nadie sirvió al altar. 14Porque manifiesto es que nuestro Señor vino de la tribu de Judá, de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio.
15Y esto es aun más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto, 16no constituido conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida indestructible. 17Pues se da testimonio de él:
Tú eres sacerdote para siempre,
Según el orden de Melquisedec.
18Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia 19(pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios.
20Y esto no fue hecho sin juramento; 21porque los otros ciertamente sin juramento fueron hechos sacerdotes; pero éste, con el juramento del que le dijo:
Juró el Señor, y no se arrepentirá:
Tú eres sacerdote para siempre,
Según el orden de Melquisedec.
22Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto.
23Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que por la muerte no podían continuar; 24mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable; 25por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.
26Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos; 27que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo. 28Porque la ley constituye sumos sacerdotes a débiles hombres; pero la palabra del juramento, posterior a la ley, al Hijo, hecho perfecto para siempre.”

Analicemos atentamente el mensaje que Dios está presentando en estos pasajes, al comienzo podemos notar citas textuales del Antiguo Pacto sobre el encuentro del Patriarca con el Sacerdote, en donde por voluntad propia este le da la décima parte del botín y más adelante podemos notar una comparación con el Sacerdocio Levítico el cual implementaba y se regía por “la Ley”. La gran diferencia del Sacerdocio de Jesucristo que podemos recordar, era de la tribu de Judá que nada tenía que ver con la Tribu de Leví

“Hebreos 7: 4Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín. 5Ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley” (RV60)

“Números 18: 21Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión.” (RV60)

“Números 18: 23Mas los levitas harán el servicio del tabernáculo de reunión, y ellos llevarán su iniquidad; estatuto perpetuo para vuestros descendientes; y no poseerán heredad entre los hijos de Israel. 24Porque a los levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán a Jehová en ofrenda; por lo cual les he dicho: Entre los hijos de Israel no poseerán heredad.
25Y habló Jehová a Moisés, diciendo: 26Así hablarás a los levitas, y les dirás: Cuando toméis de los hijos de Israel los diezmos que os he dado de ellos por vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos en ofrenda mecida a Jehová el diezmo de los diezmos. 27Y se os contará vuestra ofrenda como grano de la era, y como producto del lagar. 28Así ofreceréis también vosotros ofrenda a Jehová de todos vuestros diezmos que recibáis de los hijos de Israel; y daréis de ellos la ofrenda de Jehová al sacerdote Aarón.(RV60)

Claramente se puede observar que los Diezmos eran para la tribu de Leví la cual estaba al servicio, no solo de la religión sino también del gobierno del pueblo de Israel. Aarón es el Gobernante principal del Sacerdocio Levítico, antes de que el pueblo de Israel pidiera a Samuel un Rey.
El gobierno del pueblo era Sacerdotal es decir, la Religión y los jueces eran los encargados de dirigir la Nación. Este tema lo vamos a profundizar cuando lleguemos a estudiar La Ley y su personaje principal: Moisés.
He aquí el mensaje principal del Capítulo 7 de la Carta a los Hebreos cito:
“Hebreos 7: 11Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón? 12Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley; 13y aquel de quien se dice esto, es de otra tribu, de la cual nadie sirvió al altar. 14Porque manifiesto es que nuestro Señor vino de la tribu de Judá, de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio.” (RV60)

En el nuevo pacto hay una reforma en el Sacerdocio, y para esto es necesario que cambie La Ley Mosaica a la Ley del Espíritu, cito:

Romanos 7: 6Pero ahora estamos libres de la ley,  por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos,  de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.” (RV60)

“Romanos 8: 2Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.” (RV60)

He aquí el mensaje principal que deja de lado el tema del Diezmo para resaltar la importancia de esta reforma sacerdotal, cito:

“Hebreos 7: 14Porque manifiesto es que nuestro Señor vino de la tribu de Judá, de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio.
15Y esto es aun más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto, 16no constituido conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida indestructible. 17Pues se da testimonio de él:
Tú eres sacerdote para siempre,
Según el orden de Melquisedec.
18Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia 19(pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios.
20Y esto no fue hecho sin juramento; 21porque los otros ciertamente sin juramento fueron hechos sacerdotes; pero éste, con el juramento del que le dijo:
Juró el Señor, y no se arrepentirá:
Tú eres sacerdote para siempre
Según el orden de Melquisedec. 22Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto.”

Esta es la relación y comparación que el capitulo quiere resaltar cito:
“18Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia 19(pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios.” “22Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto.” (RV60)

Quiero resaltar la palabra “abrogado” y comparar diferentes versiones de la Biblia 

“18Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia” (RV60)
18Por una parte, la ley anterior queda anulada por ser inútil e ineficaz” (NVI)

18Así que el mandato anterior quedó cancelado porque era débil e inútil” (DHH)

Podemos observar que la Ley de Moisés es “anulada”, “cancelada”, y que hay un Cambio en el Sacerdocio de Jesús 21Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec.”
Para profundizar, les invito a leer la carta de Pablo a los Gálatas, especialmente el Capitulo 3 en donde Pablo exhorta a la Iglesia a vivir en el Espíritu y no por las obras de La Ley. Cito:

“Gálatas 3: 10Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. 11Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá; 12y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas. 13Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero), 14para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.” (RV60)

En este fragmento del Capítulo 3 podemos notar que “Cristo nos redimió de la maldición de la ley”, es muy importante recordarlo cuando Leamos al Profeta Malaquías.
Diremos entonces cual es el propósito de la Ley, más adelante en la carta, Pablo nos aclara esta cuestión, cito:

19Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador. 20Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno.
21¿Luego la ley es contraria a las promesas de Dios? En ninguna manera; porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley. 22Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.
23Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada. 24De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. 25Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo, 26pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; 27porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. 28Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. 29Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.” (RV60)

Somos linaje de Abraham por Jesucristo, somos una sola iglesia sin distinción de Nación, condición y genero, totalmente libres de la Ley Mosaica, es Palabra de Dios.
 

CAPITULO 3

Estudiaremos el comportamiento de Jacob y su relación con el Diezmo, cito:

“Génesis 28: 10Salió, pues, Jacob de Beerseba, y fue a Harán. 11Y llegó a un cierto lugar, y durmió allí, porque ya el sol se había puesto; y tomó de las piedras de aquel paraje y puso a su cabecera, y se acostó en aquel lugar. 12Y soñó: y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella. 13Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. 14Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente. 15He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho. 16Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía. 17Y tuvo miedo, y dijo: ¡Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios, y puerta del cielo.
18Y se levantó Jacob de mañana, y tomó la piedra que había puesto de cabecera, y la alzó por señal, y derramó aceite encima de ella. 19Y llamó el nombre de aquel lugar Bet-el, aunque Luz era el nombre de la ciudad primero. 20E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, 21y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. 22Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.”

Dios se presenta ante Jacob y le dice “Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. 14Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente. 15He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho.”
Dios se presenta para confirmar la promesa que le dio a su Abuelo, Él cumplirá todo lo dicho, pero lo interesante es la reacción de Jacob “tuvo miedo, y dijo: ¡Cuán terrible es este lugar!”. Podemos notar la inseguridad que tenía, que después de escuchar que Dios le aseguraba 15He aquí, yo estoy contigo”, no fue suficiente, y como buen Israelita padre de los Judíos, negocia con Dios y hace voto asegurándose que no le faltará nada y lo más impactante de su inseguridad es que después de que Dios le dijo “yo estoy contigo” él dice:  “Si fuere Dios conmigo, y me guardare” y le diera todo lo necesario cito:  “de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.” Tampoco notamos que fue una exigencia de parte de Dios que el Diera el Diezmo. ¿No les resulta familiar la costumbre de negociar con Dios? ¿O la práctica de hacer Pactos para que Dios responda una petición?
Observando Las Sagradas Escrituras encuentro que el único que realizó pactos con los Hombres fue Dios, por ejemplo podemos recordar el pacto con Noé, El pacto con Moisés y por último El pacto de Jesús en la última cena. Sí, puedo ver En Las Sagradas Escrituras Votos y Promesas hechas por los Hombres a Dios, como es el ejemplo de Jacob. En este caso Jacob hiso Voto a Dios de manera personal resaltando que el trato que realiza Con Él Dios de su Abuelo quien sería su Dios por la promesa,  no es aplicable a la Iglesia en tiempos de Gracia.  


CAPITULO 4

Estudiaremos en esta ocasión el libro del profeta Malaquias.
Luego de aclarar que la Iglesia vive en tiempos de Gracia y que no está obligada a cumplir la Ley de Moisés, quiero aclarar que el estudio del libro que veremos a continuación fue escrito en tiempos de la Ley. Tomaremos el capitulo 3 debido a que éste se utiliza para justificar la práctica de dar los Diezmos.
En el estudio de La Biblia se debe tener en cuenta su totalidad, y si un texto es sacado de contexto “Es un Pretexto”, aunque también esta técnica de estudio de la Palabra de Dios analizando el contexto se llama hermenéutica. Doy un Ejemplo Claro como Referencia, La Denominación Adventista del séptimo día utiliza un texto sacado de contexto para justificar su práctica de guardar el día Sábado, siendo que Jesús fue muy criticado por realizar ciertas acciones por los religiosos de su época, cito:

“Éxodo 20: 8Acuérdate del día de reposo* para santificarlo. 9Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 10mas el séptimo día es reposo* para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. 11Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.” (RV60)

“Deuteronomio 5: 12Guardarás el día de reposo* para santificarlo, como Jehová tu Dios te ha mandado. 13Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 14mas el séptimo día es reposo a Jehová tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú. 15Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo”. (RV60)

Una correcta interpretación es poder comparar los versículos en la totalidad de la Biblia, para que con la ayuda del Espíritu Santo, podamos entender lo que Dios quiere revelarnos en Su Palabra, por ejemplo, cito:

“Mateo 12: 9Pasando de allí, vino a la sinagoga de ellos. 10Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano; y preguntaron a Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo?* 11El les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo,* no le eche mano, y la levante? 12Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo.* 13Entonces dijo a aquel hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y le fue restaurada sana como la otra. 14Y salidos los fariseos, tuvieron consejo contra Jesús para destruirle.” (RV60)

Los religiosos de ese tiempo se escandalizaban de la forma de proceder de Nuestro Señor Jesucristo. Teniendo en cuenta el mandamiento que Dios le dio a Moisés en La Ley, siendo tan estricta que un hombre que llevaba madera en el séptimo día fue condenado a muerte, cito:

“Éxodo 35:1Moisés convocó a toda la congregación de los hijos de Israel y les dijo: Estas son las cosas que Jehová ha mandado que sean hechas: 2Seis días se trabajará, mas el día séptimo os será santo, día de reposo* para Jehová; cualquiera que en él hiciere trabajo alguno, morirá. 3No encenderéis fuego en ninguna de vuestras moradas en el día de reposo.” (RV60)

Lapidación de un violador del día de reposo
“Números 15:32Estando los hijos de Israel en el desierto, hallaron a un hombre que recogía leña en día de reposo.* 33Y los que le hallaron recogiendo leña, lo trajeron a Moisés y a Aarón, y a toda la congregación; 34y lo pusieron en la cárcel, porque no estaba declarado qué se le había de hacer. 35Y Jehová dijo a Moisés: Irremisiblemente muera aquel hombre; apedréelo toda la congregación fuera del campamento. 36Entonces lo sacó la congregación fuera del campamento, y lo apedrearon, y murió, como Jehová mandó a Moisés.” (RV60)

Los religiosos se escandalizaban en la época de Jesús porque no comprendían su mensaje, ya que estaban bajo el ayo de la ley, cegando así su entendimiento. Como dije anteriormente en el Capítulo 2 de este escrito ellos no comprendían “el propósito de la ley”.
Los religiosos de ese tiempo tomando el ejemplo anterior, llegaron a este razonamiento: si mataron a un hombre que le hallaron recogiendo leña ¿Como no perseguir y matar a Jesús que realiza milagros el día de reposo?
Ahora podemos comprender con claridad lo que estaba escrito, que Cristo seria perseguido al punto de llevarlo a la muerte de cruz. “Porque la luz vino al mundo pero ellos amaron más las tinieblas que la luz”. La ley dice que es maldito el que es colgado en un madero; nuestro Señor Jesucristo se hizo maldito para que su Iglesia sea bendita, entendiendo que la maldición de la ley queda cancelada por el sacrificio de Cristo y que el regalo de Dios para los que creemos en EL, es “Bendición y Vida Eterna”.
En este momento, podremos estudiar teniendo en cuenta la Hermenéutica el Capítulo 3 del Profeta Malaquías.     

“Malaquías 3: 6Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos. 7Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis leyes, y no las guardasteis. Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos. Mas dijisteis: ¿En qué hemos de volvernos? 8¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. 9Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. 10Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. 11Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. 12Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.” (RV60)

Teniendo en cuenta la totalidad del mensaje, son claramente visibles algunos puntos que quiero destacar.

·         “hijos de Jacob” resalto esta parte del mensaje del profeta para identificar a quien va dirigido el mensaje, claro está que los hijos son la “Nación de Israel” y la Iglesia por la gracia, así como Abraham no estaba bajo la Ley Mosaica, Los Cristianos Tampoco ya que somos hijos de Abraham y herederos de las promesas por la Fe “El justo por la Fe vivirá”.
·         “¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas.” El pueblo de Israel estando bajo la Ley debía por mandamiento no solo guardar el Sábado, sino también Diezmar y ofrendar a los Levitas (como estudiamos anteriormente en este escrito). La palabra es correcta, ellos estaban robando a Dios al no cumplir con el mandamiento de la Ley.
·         “Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.” Observamos claramente, y recalco, “la nación toda” es Israel. Al comienzo de esta cita podemos observar que por sus actos estaban bajo maldición, pero como estudiamos en paginas anteriores, Jesús se hiso maldición para que por la Gracia de Dios seamos Benditos.
·         Los versos 10 y 11 se refieren a la acción premio-castigo que se implementaba en tiempos de la Ley, uno de los Capítulos que hace referencia al premio castigo es Deuteronomio 28, en el cual si se cumplía La Ley eran Benditos pero si no se cumplían eran Malditos. Sin embargo en tiempos de Gracia, si hay Arrepentimiento genuino Jesús nos libra de todo mal, esto no quiere decir que somos inmunes a los peligros y la maldad de los hombres; una de las excusas que mucha gente me da al predicar el Evangelio es el por qué Dios permite tanta maldad, y siempre mi respuesta es “Dios envió a su Hijo para que todo el que cree y lo recibe como Señor y Salvador por Fe y por la Gracia inmerecida de Dios, sea Salvo” (Juan 3:16) pero el que se reúsa a creer en el Unigénito, El Cristo, la Ira de Dios está sobre él (Juan 3:36). Dios no manipula como marionetas a las personas, les aconseja lo que es correcto para que vivan y sean rectos. Es tan amoroso cuando uno se cae y pide ayuda con sinceridad, Dios extiende su mano lo levanta y lo restaura.
·         Voy a citar textualmente el verso 12 “Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.”
La Palabra de Dios habla por sí sola y no es necesaria torcerla o manipularla, aquí nos deja bien claro que el mensaje de Malaquías va dirigido a la Nación de Israel al observar que hace diferencia entre el pueblo elegido, la Nación de los “hijos de Jacob”,  y “todas las naciones”.

Si sacamos el siguiente fragmento de las escrituras fuera de contexto se convertiría en un Pretexto, cito como ejemplo estos versos:

8¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas.
“10Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.” (RV60)

Si sólo predicamos estos versos justificaríamos la práctica de los Diezmos en el tiempo de Gracia de la Iglesia. Con esto concluiríamos este estudio, dejando muchos ejemplos que podemos estudiar en La Biblia. Aclarando lo que dijo Jesús “Amar a Dios sobre todas las cosas, a tu prójimo como a ti mismo haciendo estas cosas se Cumple toda la Ley y Los profetas”. También dijo que “ninguna letra de esta Ley se dejara de cumplir” ya que Jesús con su Sacrificio en la Cruz cumple la totalidad de la Ley rompiendo el velo del Templo que nos separaba de la Presencia de Dios (más adelante explicaré detalladamente), en lo cual necesitábamos sacerdotes levitas como mediadores que han sido reemplazados por un Mediador Eterno y perfecto por el cual accedemos a la Gracia permitiéndonos acercarnos por Jesucristo (el único y perfecto mediador) al lugar Santísimo, como leímos en el Capítulo 7 de la carta a los Hebreos, es cancelado el Sacerdocio Levítico por un solo mediador entre Dios y los Hombres, Jesucristo.


CAPITULO 5    

Jesucristo Dios Encarnado 100% Hombre, 100% Dios

Dios no cambia, es el mismo, pero a través de la historia se revela a los hombres. Una de las características de Dios es el ser ordenado, así como realizo la creación en etapas, la revelación de su voluntad fue progresiva y ordenada a través de los tiempos como podemos notar, primeramente eligió a Abraham para que su descendencia formara la Nación de Israel y de la tribu de Judá naciera Él redentor, salvador y único Mediador y camino a Dios Padre, Nuestro Señor Jesucristo.
Algo que a los hombres nos cuesta mucho es ser ordenados y vivir dando la prioridad a lo que realmente es Justo, que es darle a Dios el primer lugar en todos los aspectos de nuestras vidas. Esto es un proceso que puede tardar un día como también podría tardar toda la vida, Dios con su amor nos guía y Santifica día a día brindándonos la compañía y ayuda del Espíritu Santo.
El tema principal enfocado en este escrito es la mayordomía es decir que somos administradores de la creación cuyo Dueño y Soberano es Dios y tenemos la responsabilidad de ser buenos administradores de lo que nos es dado por Gracia.
Jesús el Cristo, El Verbo hecho carne en Su estadía en la Tierra prestaba mucha atención sobre el ser generosos y que dediquemos completamente nuestras vidas al Reino de los Cielos con la promesa de que todo lo demás vendrá por añadidura.
La carga que Dios puso en mi corazón es que los Cristianos podamos entender y comprender que cualquier acción si no es realizada con amor de nada sirve, Jesús fue muy duro con los religiosos de su tiempo porque priorizaban el cumplir la Ley dejando lo más importante de la misma, que es el Amor,  la Misericordia y la Justicia. Voy a citar varios pasajes de Los Evangelios que aclararan y traerán luz sobre cómo Dios quiere que sirvamos con nuestros bienes en Su Reino.
Pero antes quiero hacer resaltar como Dios (que reitero, no cambia es el mismo ayer, hoy y siempre) se comporto con dos hombres muy conocidos en la historia, Caín y Abel, cito:

“Génesis 4: 1Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón. 2Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra. 3Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. 4Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; 5pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya.” (RV60)

“Hebreos 11:4  Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín,  por lo cual alcanzó testimonio de que era justo,  dando Dios testimonio de sus ofrendas;  y muerto,  aún habla por ella.” (RV60)

Es importante notar que los hermanos llevaron la ofrenda del fruto de su trabajo, pero Dios Miro con agrado a Abel por que vio en su corazón que aparto con amor lo mejor para ofrendar a Dios. Todo lo contrario fue el caso de Caín al presentarse ante Dios, evidentemente, con una disposición muy diferente a la de su Hermano que culmino en llevarlo al campo para matarlo, advertido por Dios de lo que estaba por hacer “Génesis 4:6  Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado,  y por qué ha decaído tu semblante?7  Si bien hicieres,  ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien,  el pecado está a la puerta;  con todo esto,  a ti será su deseo,  y tú te enseñorearás de él.”
 Después de lo sucedido, por su gran amor y misericordia le ofreció protección a Caín para que no corriera peligro Génesis 4:15  Y le respondió Jehová: Ciertamente cualquiera que matare a Caín,  siete veces será castigado.  Entonces Jehová puso señal en Caín,  para que no lo matase cualquiera que le hallara.”

A Dios no le interesa el acto de ofrendar sino la disposición y la actitud en que se ofrenda, y en esto Jesús hacia mucho hincapié, cito:

“Mateo 23: 23¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.” (RV60)
 
“¡Lucas 11:42  Mas  ¡ay de vosotros,  fariseos!  que diezmáis la menta,  y la ruda,  y toda hortaliza,  y pasáis por alto la justicia y el amor de Dios.  Esto os era necesario hacer,  sin dejar aquello.(RV60)

Aclaro que Jesús estaba en tiempos de la Ley, dirigiéndose a los Religiosos de su tiempo que cumplían hasta el más mínimo detalle La Ley de los Diezmos, que fue cancelada en el nuevo Sacerdocio por Jesucristo, ya no de los Levitas. Recordemos (y quiero resaltar) que Jesús No vino a cambiar la Ley sino a perfeccionarla por eso Pablo resalta que ahora la Iglesia vive en la Ley del Espíritu. Estos Religiosos aparentaban por fuera el cumplir la Ley de Moisés pero en realidad pasaban por alto el espíritu de la ley que es El Amor, La misericordia, La Justicia y la FE, al punto de que Jesús los llamaba Hipócritas.
Ésta palabra tiene el sentido que hoy le podríamos dar a un actor de teatro que se pone una máscara o personifica un personaje que en realidad no es, una de las citas más fuertes de Jesús para dejar bien claro y como ejemplo fue cuando Él les dice, parafraseo “Son tumbas blanqueadas lindas por fuera pero podridas por dentro”.
Jesús Cumplió La Ley al punto que dijo una frase que sacada de contexto también puede justificar la práctica de la Ley, pero lo que Jesús daba a entender es que en Él se cumpliría la totalidad de la Ley, cito:

“Mateo 5:17  No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas;  no he venido para abrogar,  sino para cumplir. 18  Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra,  ni una jota ni una tilde pasará de la ley,  hasta que todo se haya cumplido.” (RV60)

Esto se cumple cuando Jesús antes de morir dice:

 “Juan 19:30  Cuando Jesús hubo tomado el vinagre,  dijo: Consumado es.  Y habiendo inclinado la cabeza,  entregó el espíritu.” (RV60)


Es Lícito dar al César que se proclamaba dios y señor (κύριος kúrios)

Meditando en este pasaje, veremos un episodio en el ministerio de Jesús en el cual Los Religiosos le hicieron una pregunta con mala intención y que nuestro Señor dio una respuesta que frustro los planes para hacerlo caer en un error, quedando maravillados de su respuesta, cito:

“Lucas 20: 19Procuraban los principales sacerdotes y los escribas echarle mano en aquella hora, porque comprendieron que contra ellos había dicho esta parábola; pero temieron al pueblo. 20Y acechándole enviaron espías que se simulasen justos, a fin de sorprenderle en alguna palabra, para entregarle al poder y autoridad del gobernador. 21Y le preguntaron, diciendo: Maestro, sabemos que dices y enseñas rectamente, y que no haces acepción de persona, sino que enseñas el camino de Dios con verdad. 22¿Nos es lícito dar tributo a César, o no? 23Mas él, comprendiendo la astucia de ellos, les dijo: ¿Por qué me tentáis? 24Mostradme la moneda. ¿De quién tiene la imagen y la inscripción? Y respondiendo dijeron: De César. 25Entonces les dijo: Pues dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios. 26Y no pudieron sorprenderle en palabra alguna delante del pueblo, sino que maravillados de su respuesta, callaron.” (RV60)

Claramente se ve la astucia de estos hombres enviados para que Jesús pisara el palito. Jesús sabía que el César proclamaba “ser dios” y que era gobernante del gran imperio Romano, esto molestaba al pueblo de Israel que esperaba un Mesías que los libre y gobierne su pueblo.
Aclaro, la frase “y a Dios lo que es de Dios” se está refiriendo a los Diezmos y ofrendas, pero también debo aclarar (observando el contexto) que se dirigía a personas que estaban bajo el ayo de la ley y el Sacerdocio levítico, el cual fue cancelado y mejorado por el Sacerdocio perpetuo de Jesucristo. Se preguntarán cuando sucede este cambio; Las Sagradas Escrituras nos dará la repuesta a este interrogante, cito:

“Mateo 27: 50Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu.
51Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron; 52y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; 53y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos. 54El centurión, y los que estaban con él guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente éste era Hijo de Dios.” (RV60)

Este es el momento en que Jesús cumpliría la totalidad de la Ley, el Sacerdocio de los Levitas es cancelado y por la mediación de Jesús, los Cristianos por Gracia tenemos acceso al lugar Santísimo sin la necesidad de que Sacerdotes Levitas medien entre Dios y el pueblo, cito:

“1 Timoteo 2: 5Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, 6el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.” (RV60)

“Hebreos 10: 19Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, 20por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, 21y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, 22acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. 23Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.”



CAPITULO 6

La Iglesia en sus Comienzos, Hechos de los Apóstoles

La vida de los primeros cristianos
Hechos de los Apóstoles 2:43Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. 44Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; 45y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. 46Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, 47alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.(RV60)

Como podemos observar, la Iglesia estaba unida no solamente en el Espíritu, también compartían la totalidad de todos sus bienes y vivían como una gran familia. Lo hacían con gozo y con alegría, no por obligación sino impulsados por el Amor y la FE.



Todas las cosas en común
“Hechos de los Apóstoles 4:32Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. 33Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos. 34Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, 35y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad. 36Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé (que traducido es, Hijo de consolación), levita, natural de Chipre, 37como tenía una heredad, la vendió y trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles.”

Aquí también se ve claramente, que la gente llevaba todo lo que tenía para ser administrado por los Apóstoles sin que nadie les obligara, lo hacían por amor a la nueva Familia Espiritual a la que formaban parte. Ahora estudiaremos un caso particular en el que muchas veces se saca de contexto para justificar la práctica de los diezmos, cito:

Ananías y Safira
“Hechos de los Apóstoles 5:1Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, 2y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. 3Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? 4Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios. 5Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron. 6Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y sacándolo, lo sepultaron.
7Pasado un lapso como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que había acontecido. 8Entonces Pedro le dijo: Dime, ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto. 9Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti. 10Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró; y cuando entraron los jóvenes, la hallaron muerta; y la sacaron, y la sepultaron junto a su marido. 11Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas.” (RV60)

Como estudiábamos anteriormente, la Iglesia primitiva daba todo lo que tenía con el mismo amor, la misma FE y disposición de corazón que tenían Abel y Abraham. Pero la actitud de éste matrimonio fue similar a la ofrenda de Caín, Dios primero mira a la persona y la actitud que tiene al ofrendar, podemos notar en Caín que su actitud no agrado a Dios porque no lo hizo con fe, amor y buena disposición.
Esta pareja cometió el mismo error que Caín, pensando que podían engañar y mentir a los Apóstoles, por su necedad no entendieron que pecaban contra Dios, llevados por el padre de la mentira, Satanás, provocándoles la muerte.
A Dios no le importa cuánto das, sino la disposición que hay en tu corazón, si ellos hubieran dado todo no les hubiera faltado nada, pero por la necedad de su comportamiento murieron para ejemplo de la Iglesia que comenzaba a dar sus primeros pasos; reitero, nadie estaba obligado a dar, ni siquiera el 10% de sus bienes, lo daban todo de corazón y con alegría. Y Dios fue añadiendo todo lo que necesitaban y hacia crecer su Iglesia.
Quiero citar la frase de un músico conocido muy popular, Ricardo Arjona, cuando dice “A Jesús le da asco los pastores que se enriquecen con la fe”, y a ésta frase la confirma la Palabra de Dios, cito:

“Ezequiel 34: 1Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: 2Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y di a los pastores: Así ha dicho Jehová el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños? 3Coméis la grosura, y os vestís de la lana; la engordada degolláis, mas no apacentáis a las ovejas. 4No fortalecisteis las débiles, ni curasteis la enferma; no vendasteis la perniquebrada, no volvisteis al redil la descarriada, ni buscasteis la perdida, sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia. 5Y andan errantes por falta de pastor, y son presa de todas las fieras del campo, y se han dispersado. 6Anduvieron perdidas mis ovejas por todos los montes, y en todo collado alto; y en toda la faz de la tierra fueron esparcidas mis ovejas, y no hubo quien las buscase, ni quien preguntase por ellas.
7Por tanto, pastores, oíd palabra de Jehová: 8Vivo yo, ha dicho Jehová el Señor, que por cuanto mi rebaño fue para ser robado, y mis ovejas fueron para ser presa de todas las fieras del campo, sin pastor; ni mis pastores buscaron mis ovejas, sino que los pastores se apacentaron a sí mismos, y no apacentaron mis ovejas; 9por tanto, oh pastores, oíd palabra de Jehová. 10Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo estoy contra los pastores; y demandaré mis ovejas de su mano, y les haré dejar de apacentar las ovejas; ni los pastores se apacentarán más a sí mismos, pues yo libraré mis ovejas de sus bocas, y no les serán más por comida. 11Porque así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré. 12Como reconoce su rebaño el pastor el día que está en medio de sus ovejas esparcidas, así reconoceré mis ovejas, y las libraré de todos los lugares en que fueron esparcidas el día del nublado y de la oscuridad. 13Y yo las sacaré de los pueblos, y las juntaré de las tierras; las traeré a su propia tierra, y las apacentaré en los montes de Israel, por las riberas, y en todos los lugares habitados del país. 14En buenos pastos las apacentaré, y en los altos montes de Israel estará su aprisco; allí dormirán en buen redil, y en pastos suculentos serán apacentadas sobre los montes de Israel. 15Yo apacentaré mis ovejas, y yo les daré aprisco, dice Jehová el Señor.” (RV60)


“Jeremías 23: 1¡Ay de los pastores que destruyen y dispersan las ovejas de mi rebaño! dice Jehová. 2Por tanto, así ha dicho Jehová Dios de Israel a los pastores que apacientan mi pueblo: Vosotros dispersasteis mis ovejas, y las espantasteis, y no las habéis cuidado. He aquí que yo castigo la maldad de vuestras obras, dice Jehová. 3Y yo mismo recogeré el remanente de mis ovejas de todas las tierras adonde las eché, y las haré volver a sus moradas; y crecerán y se multiplicarán. 4Y pondré sobre ellas pastores que las apacienten; y no temerán más, ni se amedrentarán, ni serán menoscabadas, dice Jehová.” (RV60)

Quiero aclarar que estas profecías estaban dirigidas a los pastores de Israel, en ellas Dios mismo promete juntar el remanente a través del gran Pastor Jesucristo, pero también cito estos pasajes porque en la actualidad he notado, en algunos casos, una gran diferencia económica entre los pastores y la grey (aclaro, no estoy en contra de que los Siervos de Dios Vivan Bien y tengan comodidades, reconozco que su trabajo es uno de los mejores oficios que hay, el predicar el Evangelio y ser instrumentos en manos de Dios para guiar las personas a Jesús), pero los abusos de algunos ministros me han traído a la memoria estos pasajes que cite. Y como veremos más adelante, el gran ejemplo del Apóstol Pablo en el próximo capítulo, él se preocupaba más por predicar el evangelio que por las cosas materiales, los lujos y las comodidades, a tal punto que gran parte de su ministerio no vivió en casas lujosas sino en la cárcel y no por cometer delitos sino por defender su FE y no callar jamás, predicando que Jesucristo es el “Señor” que en griego es “κύριος kúrios; de κῦρος kúros (supremacía); supremo en autoridad, i.e. (como sustantivo) controlador; por impl. Señor (como título de respeto):—Señor, soberano, ungido, hacer, amo, Cristo, Dios, dueño” Titulo que se le atribuía al César en el Imperio Romano.


CAPITULO 7

El ministerio del Apóstol Pablo a los Gentiles

Es interesante que puedan meditar en el libro de Hechos de los Apóstoles la conversión de Saulo quien perseguía a los Cristianos, hasta que en un momento Jesús cambia su vida y cosmovisión de la voluntad de Dios por completo, Jesús se le aparece a Saulo, que cambia por mandato de Dios su nombre a Pablo y comienza a predicar el Evangelio a todo el mundo conocido en ese entonces, voy a citar un encuentro muy particular que tuvo Pablo con respecto a si los cristianos debían o no cumplir la Ley de Moisés en esta estaría incluida la Ley de Diezmar, cito:

“Hechos de los Apóstoles 15:1Entonces algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos: Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos. 2Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión. 3Ellos, pues, habiendo sido encaminados por la iglesia, pasaron por Fenicia y Samaria, contando la conversión de los gentiles; y causaban gran gozo a todos los hermanos. 4Y llegados a Jerusalén, fueron recibidos por la iglesia y los apóstoles y los ancianos, y refirieron todas las cosas que Dios había hecho con ellos. 5Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés.” (RV60)

Les invito a que sigan leyendo el Capítulo 15 de Hechos de los Apóstoles para mayor comprensión, pero quiero resaltar la revelación de Dios con respecto a que los Gentiles no debían guardar la totalidad de la Ley Mosaica salvo estos mandatos, cito:

“Hechos de los Apóstoles 15:12Entonces toda la multitud calló, y oyeron a Bernabé y a Pablo, que contaban cuán grandes señales y maravillas había hecho Dios por medio de ellos entre los gentiles. 13Y cuando ellos callaron, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme. 14Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre. 15Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito:
16Después de esto volveré
Y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído;
Y repararé sus ruinas,
Y lo volveré a levantar,
17Para que el resto de los hombres busque al Señor,
Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre,
18Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos.
19Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios, 20sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre.” (RV60)

Y esto se repite, cito:

“Hechos de los Apóstoles 15:28Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: 29que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.
30Así, pues, los que fueron enviados descendieron a Antioquía, y reuniendo a la congregación, entregaron la carta; 31habiendo leído la cual, se regocijaron por la consolación.” (RV60)

Queda bien claro y la Escritura habla por sí sola que no se debía imponer la carga de la Ley y de los Diezmos. Ahora veremos como Pablo exhortaba a los Hermanos de Corintios sobre cómo debían honrar a Dios con sus Bienes y a los ministros que Predican el Evangelio, pero en este caso en particular los exhortaba a ser generoso con los Hermanos mas necesitados, cito Versión de la Biblia NVI:

2Corintios 9:1 No hace falta que les escriba acerca de esta ayuda para los santos,
2 porque conozco la buena disposición que ustedes tienen. Esto lo he comentado con orgullo entre los macedonios, diciéndoles que desde el año pasado ustedes los de Acaya estaban preparados para dar. El entusiasmo de ustedes ha servido de estímulo a la mayoría de ellos.
3 Con todo, les envío a estos hermanos para que en este asunto no resulte vano nuestro orgullo por ustedes, sino que estén preparados, como ya he dicho que lo estarían,
4 no sea que algunos macedonios vayan conmigo y los encuentren desprevenidos. En ese caso nosotros --por no decir nada de ustedes-- nos avergonzaríamos por haber estado tan seguros.
5 Así que me pareció necesario rogar a estos hermanos que se adelantaran a visitarlos y completaran los preparativos para esa generosa colecta que ustedes habían prometido. Entonces estará lista como una ofrenda generosa,* y no como una tacañería.
6 Recuerden esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en abundancia, en abundancia cosechará.*
7 Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría.
8 Y Dios puede hacer que toda gracia abunde para ustedes, de manera que siempre, en toda circunstancia, tengan todo lo necesario, y toda buena obra abunde en ustedes.
9 Como está escrito: "Esparció y dio a los pobres; su justicia permanece para siempre."*
10 El que le suple semilla al que siembra también le suplirá pan para que coma, aumentará los cultivos y hará que ustedes produzcan una abundante cosecha de justicia.
11 Ustedes serán enriquecidos en todo sentido para que en toda ocasión puedan ser generosos, y para que por medio de nosotros la generosidad de ustedes resulte en acciones de gracias a Dios.
12 Esta ayuda que es un servicio sagrado no sólo suple las necesidades de los santos sino que también redunda en abundantes acciones de gracias a Dios.
13 En efecto, al recibir esta demostración de servicio, ellos alabarán a Dios por la obediencia con que ustedes acompañan la confesión del evangelio de Cristo, y por su generosa solidaridad con ellos y con todos.
14 Además, en las oraciones de ellos por ustedes, expresarán el afecto que les tienen por la sobreabundante gracia que ustedes han recibido de Dios.
15 ¡Gracias a Dios por su don inefable!(NVI)

En esta ocasión Pablo exhorta a los Hermanos a la “ayuda para los santos” y envió Hermanos para realizar los preparativos de una colecta prometida por ellos para ayudar a Cristianos que sufrían necesidad Así que me pareció necesario rogar a estos hermanos que se adelantaran a visitarlos y completaran los preparativos para esa generosa colecta que ustedes habían prometido. Entonces estará lista como una ofrenda generosa,* y no como una tacañería.”
El versículo siguiente de este capítulo, muchas veces sin tomar el contexto, es usado para justificar la práctica de los Diezmos en las iglesias, cito:

“6 Recuerden esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en abundancia, en abundancia cosechará.*
7 Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría.”

Este es un gran principio que Dios nos reveló, pero tengamos en cuenta que en éste capítulo se hace hincapié a la colecta para los más necesitados de ese tiempo y que hoy en la actualidad la Iglesia tiene la misión de ayudar a los necesitados y principalmente a los hermanos en la FE, elegí esta versión de la Biblia para recordarles que a Dios no le gusta que seamos Tacaños en ayudar a los demás “Entonces estará lista como una ofrenda generosa,* y no como una tacañería.”

También Pablo da instrucciones de cómo apartar cada semana para colaborar con la ofrenda a los Santos necesitados de Jerusalén, cito:

“1Co 16:1 En cuanto a la colecta para los creyentes, sigan las instrucciones que di a las iglesias de Galicia.
2 El primer día de la semana, cada uno de ustedes aparte y guarde algún dinero conforme a sus ingresos, para que no se tengan que hacer colectas cuando yo vaya.
3 Luego, cuando llegue, daré cartas de presentación a los que ustedes hayan aprobado y los enviaré a Jerusalén con los donativos que hayan recogido.
4 Si conviene que yo también vaya, iremos juntos.”

En ninguno de estos pasajes se hace mención a Diezmar para el ministerio de los Siervos de Dios o llevar el dinero a los centros de reunión. A continuación veremos el Poder de Dios y uno de sus atributos: Jehova Jireh(El Señor proveerá. Génesis 22:13-14)


CAPITULO 8

El Dios proveedor “Jehová Jireh” y El Dios Multiplicador

En el Antiguo testamento Dios proveía de alimento llamado el Mana en el desierto, de calor para que no sufran frio en las noches con las columnas de Fuego y de día una nube para que no sufrieran calor. Dios como padre nos protege y nos cuida con tanto amor y está siempre a nuestro lado.
Voy a citar el ejemplo de Elías y la viuda de Sarepta para ver el obrar del Dios Multiplicador dejando que La Palabra de Dios Hable por si sola

“1 Reyes 17: 8Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo: 9Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente. 10Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba. 11Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano. 12Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir. 13Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mí primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo. 14Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra. 15Entonces ella fue e hizo como le dijo Elías; y comió él, y ella, y su casa, muchos días. 16Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías.


Jesús Siendo Dios no cambia y uno de los atributos de Dios es el de ser Multiplicador, cito:
Alimentación de los cinco mil
(Mt. 14.13–21; Mr. 6.30–44; Jn. 6.1–14)
“Lucas 9:10Vueltos los apóstoles, le contaron todo lo que habían hecho. Y tomándolos, se retiró aparte, a un lugar desierto de la ciudad llamada Betsaida. 11Y cuando la gente lo supo, le siguió; y él les recibió, y les hablaba del reino de Dios, y sanaba a los que necesitaban ser curados. 12Pero el día comenzaba a declinar; y acercándose los doce, le dijeron: Despide a la gente, para que vayan a las aldeas y campos de alrededor, y se alojen y encuentren alimentos; porque aquí estamos en lugar desierto. 13Él les dijo: Dadles vosotros de comer. Y dijeron ellos: No tenemos más que cinco panes y dos pescados, a no ser que vayamos nosotros a comprar alimentos para toda esta multitud. 14Y eran como cinco mil hombres. Entonces dijo a sus discípulos: Hacedlos sentar en grupos, de cincuenta en cincuenta. 15Así lo hicieron, haciéndolos sentar a todos. 16Y tomando los cinco panes y los dos pescados, levantando los ojos al cielo, los bendijo, y los partió, y dio a sus discípulos para que los pusiesen delante de la gente. 17Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que les sobró, doce cestas de pedazos.”

Los discípulos viendo tanta gente y tan pocos recursos le dicen a Jesús envíalos a sus casa para que coman y como observamos Él les dice Dadles vosotros de comer” y ellos responden “No tenemos más que cinco panes y dos pescados” y Jesús el Dios Encarnado Multiplica lo poco que tenían y da de comer a semejante multitud hasta el punto que “sobró, doce cestas de pedazos.”
Gloria al Dios Multiplicador, quiero aclarar que la Creación está diseñada por Dios con este principio multiplicador, como por ejemplo una semilla de maíz sembrada en buena tierra puede producir una planta que multiplica y da muchas más semillas de maíz, cito las palabras de Jesús para confirmar lo dicho Marcos 4:8 Pero las otras semillas cayeron en buen terreno. Brotaron, crecieron y produjeron una cosecha que rindió el treinta, el sesenta y hasta el ciento por uno.” Dejando en claro que la siembra no siempre es proporcional a la cosecha ya que de una semilla pueden salir cien y si esta es sembrada en tierra que no es fértil nada se cosecha.

CAPITULO 9

El ejemplo de Pablo como ministro de Jesucristo

En el comienzo del escrito cite las palabras del diccionario en el cual al final para justificar la práctica de Diezmar se usa parte de un pasaje sacado de contexto pero me gustaría citar el proceder de Pablo con respecto a su ministerio, cito Versión de la Biblia NVI:

“1 Corintios 9: 14 Así también el Señor ha ordenado que quienes predican el evangelio vivan de este ministerio.
15 Pero no me he aprovechado de ninguno de estos derechos, ni escribo de esta manera porque quiera reclamarlos. Prefiero morir a que alguien me prive de este motivo de orgullo.
16 Sin embargo, cuando predico el evangelio, no tengo de qué enorgullecerme, ya que estoy bajo la obligación de hacerlo. ¡Ay de mí si no predico el evangelio!
17 En efecto, si lo hiciera por mi propia voluntad, tendría recompensa; pero si lo hago por obligación, no hago más que cumplir la tarea que se me ha encomendado.
18 ¿Cuál es, entonces, mi recompensa? Pues que al predicar el evangelio pueda presentarlo gratuitamente, sin hacer valer mi derecho.”

Qué gran ministro y que buen ejemplo a seguir, como el mismo Pablo lo dice: “1Corintios 11:1 Imítenme a mí, como yo imito a Cristo.”
Veamos entonces en una de las cosas que imitaba Pablo a Nuestro Señor Jesús. Cito:

“Mateo 10:5 Jesús envió a estos doce con las siguientes instrucciones: "No vayan entre los gentiles ni entren en ningún pueblo de los samaritanos.
6 Vayan más bien a las ovejas descarriadas del pueblo de Israel.
7 Dondequiera que vayan, prediquen este mensaje: Él reino de los cielos está cerca.
8 Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios. Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente.

La Palabra de Dios habla por sí sola, quiero resaltar que en esta ocasión Jesús envió a sus discípulos específicamente a predicar al pueblo de Israel el cual estaba bajo La Ley, pero Nuestro Señor les ordeno Predicar el Reino de Dios sin la directiva de que recolecten los Diezmos. La versión de La biblia que utilice para citar estos pasajes es la NVI y en la RV60 el verso 8 dice Mateo 10:8  Sanad enfermos,  limpiad leprosos,  resucitad muertos,  echad fuera demonios;  de gracia recibisteis,  dad de gracia.” Demostrando de esta manera que la predicación del Reino de Los Cielos abre camino al comienzo del tiempo de Gracia que como dicen las Escrituras cito:
 “Juan 1: 17Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.”
    
Aclaro que los que predican el Evangelio tienen el Derecho a vivir del Evangelio como va a citar Pablo en “1 Corintios 9: 14”, y considero que es unos de los mejores trabajos que puede haber, el dedicar toda nuestra vida al servicio del Reino de Dios, Él añadirá todo lo necesario porque Dios no es deudor de nadie.


CAPITULO 10  

La Doctrina incorrecta de Dar a Dios y honrar a los Ministros del Evangelio

Si aplicáramos la ley de los diezmos caeríamos en un grave error que afectaría inclusive la doctrina de salvación y justificación por la Fe la cual produce buenas obras en Jesucristo. Quien por su sacrificio permitió que la Gracia de Dios inmerecida por los hombres pecadores y condenados a muerte nos alcance, cito: “la paga del pecado es la muerte pero el regalo de Dios es la vida eterna en Cristo Jesús”
Usemos la lógica para resolver el grave error de esta doctrina:
Si sacáramos de contexto a Malaquías capitulo 3 como estudiamos anteriormente obtendríamos esta enseñanza:
El que da los Diezmos es bendecido por Dios hasta que sobre y abunde
El que No lo da le está robando a Dios por lo tanto es un LADRON

Voy a citar un pasaje del Apóstol pablo, cito Versión NVI:

“1 Corintios 6: 9¿No saben que los malvados no heredarán el reino de Dios? ¡No se dejen
engañar! Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni
los pervertidos sexuales, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los
calumniadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios. 11 Y eso eran
algunos de ustedes. Pero ya han sido lavados, ya han sido *santificados, ya han
sido *justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro
Dios.”

Volviendo a usar la lógica, Pablo dice en el verso 10 “ni los ladrones” dando a entender que tales personas no entraran al reino de Dios. Conclusión: la salvación no sería solo por la Fe, y el sacrificio de Cristo no sería suficiente ya que para ser salvos tendríamos que cumplir con la ley de los Diezmos, por que como leíamos anteriormente y vuelvo a repetir en síntesis para que quede expuesto el error grave de esta doctrina, que estaría formulada así:
Malaquías dice que el que no Diezma es un Ladrón “Malaquías 3:8”
Pablo dice que los ladrones no entran al reino de Dios “1 Corintios 6:10”
Por lo tanto el que no Diezma es LADRON por consecuencia no entra al reino de Dios.

Después de esta síntesis espero puedan entender la gravedad de predicar esta doctrina en tiempos de Gracia. Cito el siguiente verso:

“1 Corintios 6: 11 Y eso eran
algunos de ustedes. Pero ya han sido lavados, ya han sido *santificados, ya han
sido *justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro
Dios.”

Si daríamos por correcta la doctrina de Diezmar en tiempos de Gracia no sería suficiente haber “sido lavados”,  “santificados” y “justificados en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.” Sino que tendríamos que pagar en cuotas según nuestros ingresos la entrada al Reino de Dios, lo que escribo es pura lógica que hasta un pequeño niño podría entender, La Salvación es por Fe en Nuestro Señor Jesucristo él cual pago un precio invaluable para que seamos salvos, La Salvación no se compra en cuotas según nuestros ingresos, esta doctrina de Diezmar en tiempos de Gracia es similar a la venta de indulgencias a las cual se opuso Martin Lutero, el cual clavo en la puerta de una Iglesia sus 95 tesis y comenzó lo que  sería llamada “La Reforma Protestante”.


La forma correcta de Dar a Dios y honrar a los Ministros del Evangelio

CONCLUSIÓN

La Palabra de Dios es clara, El Sacerdocio levítico fue cancelado, pero Jesús en su Iglesia puso a los Hombres como administradores y les dio la misión de Predicar el Evangelio; hacer discípulos; Bautizarlos en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; estableció ministerios y ministros para que preparasen a los santos, ejercitaran sus dones y enseñarles todas las cosas que están escritas en La Palabra de Dios. También como cite anteriormente  “El Señor ha ordenado que quienes predican el evangelio vivan de este ministerio.” Y como un derecho que los ministros pueden acceder o no, como en el caso del Apóstol Pablo, este Derecho atrae con si una Gran responsabilidad.
Está escrito también en la Palabra de Dios:
“1 Timoteo 5:17Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar. 18Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario.”

Con respecto a cómo se debe Ofrendar a la Iglesia cito:

2Corintios 9:6 Recuerden esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en abundancia, en abundancia cosechará.*7 Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría.8 Y Dios puede hacer que toda gracia abunde para ustedes, de manera que siempre, en toda circunstancia, tengan todo lo necesario, y toda buena obra abunde en ustedes.”

Jesús dijo en:
 “Lucas 6:35 Ustedes, por el contrario, amen a sus enemigos, háganles bien y denles prestado sin esperar nada a cambio. Así tendrán una gran recompensa y serán hijos del Altísimo, porque él es bondadoso con los ingratos y malvados. 36 Sean compasivos, así como su Padre es compasivo.
37 "No juzguen, y no se les juzgará. No condenen, y no se les condenará. Perdonen, y se les perdonará. 38 Den, y se les dará: se les echará en el regazo una medida llena, apretada, sacudida y desbordante. Porque con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes."

Si por decisión propia querido lector usted quiere apartar el diez por ciento de sus ingresos o lo que dispuso en su corazón bienaventurado es, pero no por obligación de una Ley que condena a las personas que no dan el Diezmo, llamándolas y poniéndoles la carátula de Ladrones, a quienes el devorador atacara sus finanzas y su vida en general, y si lo dan Dios los Bendecirá, y si llevamos esta Doctrina de Diezmar a un extremo tácitamente estaríamos Predicando que puede correr peligro la Salvación ya que los ladrones no entran en el reino de Dios.
Pero como aclare en este escrito “No estamos bajo la ley de Moisés” sino en tiempos de Gracia por Jesucristo quien estableció su amada Iglesia.
“Juan 1: 17Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.”

Y siempre recordando las palabras de Pablo con respecto a su ministerio y a las palabras de Jesús que aquí se hacen mención, cito:

“Hechos de los Apóstoles 20: 32Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados. 33Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado. 34Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido. 35En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.
36Cuando hubo dicho estas cosas, se puso de rodillas, y oró con todos ellos. 37Entonces hubo gran llanto de todos; y echándose al cuello de Pablo, le besaban, 38doliéndose en gran manera por la palabra que dijo, de que no verían más su rostro. Y le acompañaron al barco.”

Hay tantos Libros, capítulos y versos de La Biblia que podría citar sobre el tema que este escrito no podría terminarlo en toda una vida, les invito de todo corazón a Los Ministros y Fieles servidores del Señor que puedan orar y meditar en este escrito que esta vasado en La Biblia, el gran impacto que tendría en la predicación del Evangelio, el dejar la práctica de Los Diezmos que es la carga que hace tantos años Dios puso en mi corazón y que Hoy puedo transmitir a su Iglesia a través de este Breve escrito. Los Bendigo con toda Bendición Espiritual en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.  


Para concluir les dejos estas palabras Escritas En la Biblia:

En Hechos de los Apóstoles se da testimonio de una Iglesia que continuamente revisaban Las Sagradas Escrituras para ver que lo que se Predicaba era realmente la voluntad de Dios y el mensaje de la revelación era interpretado correctamente.
No se queden con este escrito Examinen las Escrituras para asegurarse de que lo que se expone en este escrito es Palabra de Dios como lo hacia la Iglesia de Berea cito:

Pablo y Silas en Berea

“Hechos de los Apóstoles 17: 10 Tan pronto como se hizo de noche, los hermanos enviaron a Pablo y a Silas a Berea, quienes al llegar se dirigieron a la sinagoga de los judíos.11 Éstos eran de sentimientos más nobles que los de Tesalónica, de modo que recibieron el mensaje con toda avidez y todos los días examinaban las Escrituras para ver si era verdad lo que se les anunciaba.12 Muchos de los judíos creyeron, y también un buen número de griegos, incluso mujeres distinguidas y no pocos hombres.”
Doy Gloria a Dios por la Iglesia que examina y se asegura que está Anunciando correctamente El Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo y los animo estimados Servidores a que tomemos como Ejemplo a la Iglesia de Berea y les aseguro que muchos Recibirán a Nuestro Señor Jesucristo, serán Salvos por Fe y habrá Fiesta en los Cielos.
Los Bendigo con toda Bendición Espiritual en todos los aspectos de la vida en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amen.
Para concluir les comparto esta cita de La palabra de Dios.      

“Hechos de los Apóstoles 20: 35En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada